18.2.14

14. todo depende el cristal con que se mira






























Revisando archivos de fotos encontré todas éstas tomadas en el transcurso del año pasado. Mi ventana con macetitas con crasas, regalo de mi amiga Mica, y vino a mi mente esa famosa frase:

"En este mundo traidor, nada es verdad ni mentira, todo es según el color del cristal con que se mira".

Las plantas son las mismas, las macetas de colores, la ventana, el reflejo en el vidrio...pero el sol, las nubes o el gris de la tormenta hacen que la imagen sea totalmente diferente. Eso no hace más que confirmar que las verdades absolutas no existen y que cada uno, según el día "soleado" o "nublado" con que su ánimo amanezca ve diferente las cosas, los problemas, las relaciones, la gente...

Todos los días se tiñen de subjetividad, es bueno recordarlo para esos en los que nos levantamos y a través del cristal vemos la tormenta más oscura. Siempre hay que tener presente que al otro día, se pueden ver brillar los colores de las macetitas bajo un sol radiante.



Having a look at some pictures, I took last year, I found these ones. My window and my plant pots with succulents (a gift from my friend Mica) and so this saying come to me...

"Truth is in the eye of the beholder"

The plants, the pots, their colours, the window and the reflection on it are the same, however, the sun, the clouds or the grey storm make the image change constantly, making it different every day. So I come up to the conclusion that there is no such a thing as the absolute truth. Each of us wakes up every day in a "cloudy" or in a "sunny" mood and through these lenses one sees things, trouble, relationships, people...

Every day is tinged by subjectivity, which is essential to remember, especially, those days when one wakes up wearing "stormy glasses". One shouldn´t forget that the following day you may just start it with your "sunny glasses" on, enjoying the delightful sight of the colorful plant pots under a shiny, blue sky.


*traducción/translation: Mariela dos Santos







10 comentarios

  1. Viky querida!! que lindo es leerte!! Este post transmite optimismo, las que te conocemos, es el mismo con el que vos te enfrentas a la vida!! Felicitaciones!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marie! me conoces, sabes que prefiero ver el vaso medio lleno...siempre! beso enorme!

      Eliminar
  2. hermosas plantas!!!
    la lluvia me gusta...pero demasiado cansa!!!

    beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ro! a mi no me gusta y demasiado...me HARTA! jajaja, besote!

      Eliminar
  3. Sin lluvia el sol seria eternoooo, confieso que soy más para los días grises que los soleados, pero prefiero siempre el equilibrio. Besos Vicky!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. definitivamente lo mio es el SOL 100%, en los países nórdicos moriría de tristeza...:( besos Vir!! y gracias por pasar siempre por acá!

      Eliminar
  4. Muy buena entrada, Vic... Coincido con vos, todo depende del cristal con que miramos las cosas-situaciones-personas. Si algo me ha enseñado el paso de los años es que nada es blanco o negro (posición muy mía a los 15 años) sino una gran gradación de grises, y aún esa gradación (sus tonos) puede ser vista de distinta manera según el ánimo, la edad, la experiencia, la voluntad (o no) de ver los claros y no los oscuros... En fin, educar el cristal del propio ojo es una tarea ardua pero si lo logramos, seguro estaremos más cerca de ser felices.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hermana querida! que lindo lo que decis y cuanta verdad, y se me viene a la memoria tantas discusiones en la mesa cuando eras blanco o negro! jajaja...por suerte los años nos han enseñado muchas cosas, entre esas a educar el cristal, la tarea es ardua pero tan mal no la pasamos! ;)

      Eliminar
  5. Estamos requete en sintonía. Viva la subjetividad... y la lluvia! Total, siempre que llovió, paró.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Flor! jajaja! tal cual! es mi dicho de cabecera; sienpre que llovió...paró! besotes

      Eliminar

© Train De VieMaira Gall