25.5.14

37. día de la patria






































 Siempre me acuerdo que para estas fechas se hacía el acto del 25 de mayo, había que preparar los disfraces, ensayar el candombe o el pericón, no importaba que hiciera frío, con la escarapela en el pecho el himno se cantaba en el patio bajo la helada, con las medias 3/4  y los que llevábamos uniforme, la pollera tableada y el blazer que es lo mas caliente que existe para los días de primavera y lo más frío para el pleno invierno. A nuestros padres no se les pasaba por la cabeza ir a quejarse porque su "pobre hijo" sufría el frío.


Hoy los actos no se hacen el mismo día porque un feriado nadie va al colegio, a trabajar menos, y los adultos escuchamos el himno para los mundiales de fútbol. Siento que mas allá de cualquier ideología política a nuestra querida Patria argentina la hemos revolcado en el barro. La violencia, corrupción y falta de respeto para con el que tenemos al lado, en la cola del banco, en la fila del bondi o cruzando el semáforo en rojo son muestra que en estos 200 años algo no hicimos bien, y digo no hicimos y me incluyo porque estoy harta de escuchar que quienes nos gobiernan han destrozado este país. Quienes nos gobiernan no son mas que personas comunes que por elección personal y elegidos por el pueblo asumen la responsabilidad de dirigir nuestros destinos. Esas mismas personas son tan iguales al almacenero que se queda con el vuelto, al maestro que pide licencia médica para irse de vacaciones o al albañil que espera que se vaya el capataz para sentarse a tomar mate en vez de apilar ladrillos, siento que eso somos los argentinos. No sé que es primero, si el huevo o la gallina, si el ejemplo viene de arriba, y ese mal ejemplo lo imitamos  los de abajo o si los de arriba no son más que el simple reflejo de los de abajo.

Sea como sea me encantaría poder pensar en un futuro diferente, no ya para nosotros pero sí para los niños, pensar que trabajando, haciendo y viviendo con responsabilidad se puede reconstruir una Patria que hace mas de 200 años alguien o algunos pensaron que se podía hacer. Las comparaciones no me gustan pero ayer escuchaba a un amigo que estuvo en un país europeo y que veia que en una estación de tren había un piano, para que quien quisiera se sentara y mientras esperaba el tren, que llega puntualmente con minutos y segundos, lo tocara. Si en otro país a nadie se le ocurre romper el piano o sentarse sin saber tocar para desafinarlo, pienso, porqué aquí eso no es posible? la respuesta de otra cultura, de paises que hace siglos se formaron, etc, etc no me conforma.

Yo hoy me levanté y miré el cielo, estaba celeste, más celeste que nunca, y me acordé de cuando un día como hoy cantaba el himno muerta de frío en el patio del colegio, quiero tener la esperanza de que en algún momento podamos cambiar esta realidad,  lo celebro y digo Viva la Patria!!



Himno nacional argentino.

2 comentarios

  1. Muy cierto, Vic... Yo tampoco quiero perder la esperanza (porque la esperanza es lo último que se debe perder!), pero veo a la Argentina de hoy en día, a los argentinos de hoy en día, y me entra una gran desazón... ¿Qué país estamos construyendo? ¿Por qué la mayoría se escuda en lo que malo que hace el otro para justificar sus propios malos actos? ¿En qué momento perdimos el rumbo, si es que alguna vez lo tuvimos??? Tampoco creo en eso de que todo tiempo pasado fue mejor. Todas las épocas tuvieron sus cosas malas, sólo que uno no las vivió. Pero, más allá de si alguna vez la Argentina fue un país espectacular o si nunca lo fue (y siempre nos han vendido espejitos de colores), yo deseo fervientemente que alguna vez pueda serlo. Pero para eso estoy convencida de que todos tenemos que poner nuestro granito de arena, dejar de echarle la culpa al otro, y hacer cada uno lo que le toca con honestidad, trabajo, generosidad y compromiso. Ningun país se ha levantado sin trabajo y sin sacrificio. Tenemos que desoir un poco esas tendencias generalizadas de que siempre hay que pasarla bien, que uno es el centro del mundo y que tenés que pensar "solo en vos" (y el de al lado que reviente). Tenemos que dejar el egoísmo de lado, y empezar a mirar al otro con compasión. Revivir los buenos valores cristianos (o los buenos valores de cualquier religión), ponerlos en práctica, hacerlos carne. Sólo cuando nos demos una mano sincera, cuando el que se queda sin laburo no sienta que se le acaba el mundo porque no hay red de contención posible, cuando dejemos de ver al otro como un posible enemigo que viene a robarnos, entonces puede que la violencia instalada empiece a esfumarse lentamente. Hoy siento que vivimos en pie de guerra, en una lucha de todos contra todos. Un país completamente fracturado... Ojalá que tengamos la grandeza a la que apelaron nuestros próceres hace 200 años... Al fin y al cabo, nunca es tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hermanita, que más puedo agregar? nada...solo esperanza y hacer lo que nos toca a cada uno de nuestro lado lo mejor posible! como decís; al fin y al cabo, nunca es tarde!
      besotes

      Eliminar

© Train De VieMaira Gall