10.5.15

74. crear









































 Y un día te detenes y woww! productos que pensaste y hoy son realidad, una historia escrita por mi hermana Tata le dieron vida a Antonio...los productos ya están en nuestra tienda on-line Almacén Feliz y también disponible para ventas por mayor!

Ohh yeah! 100% felicidad! y esto nos inspira a que Antonio crezca :)
Muy buen lunes !!

Les comparto el bello cuento de Antonio para inspirarse y comenzar la semana:

ANTONIO era un conejo que vivía en un campo de té en la China.
Era pequeño, mullido como una almohada de plumas, blanco como
un copo de algodón blanquísimo, suave como...el más suave de los
conejos del mundo. Su alimento eran las hojas del té. Sus estrellas
nocturnas, que miraba embelezado todas las noches, eran las blancas
ores del té. Estaba enamorado de esas ores, amaba su delicada
belleza que hacía mas bella su vida. Su casa estaba construida
entre los troncos del arbusto del té, cobijado por ellos del frío y del
viento, o del sol abrasador del verano.
Un día, de esos que cambian la vida de una persona (o de un conejo)
sintió ruidos en su pequeño mundo de té. Eran pisadas de una joven
mujer -su madre le había enseñado a reconocer las huellas humanas que
hacían crujir levemente las hojas secas bajo sus pies. El sabía que
siempre debía huir si se encontraba con un hombre o una mujer, pero
el encanto de aquella muchacha tan parecida a sus ores de té lo dejaron
inmóvil al principio, siguiéndola curiosamente con la mirada.
La joven se acercó a una de las plantas. La olió profundamente. Sonrió.
Acarició una or y volvió a sonreír. Luego, tímidamente y como queriendo
no hacer daño, cortó los brotes más jóvenes y alguna hojas.

ANTONIO no pudo evitar la tentación de seguirla, aún teniendo que superar
el miedo que le producía salir a lo desconocido. Tenía que saber que
haría esa joven con la planta de té. ¿La comería como él? Hasta donde
él sabía los humanos no comían hojas de plantas. La muchacha lavó
las hojas y brotes y las puso a secar. En otro lugar de su casa tenía
muchas hojas ya secas, aguardando ser ¿comidas? Luego, vio que ponía
un recipiente con agua en el fuego. Y minutos después vertía el agua
caliente sobre hojas y brotes de té secos en un pequeño cuenco, fino y bello.
Como ella. Luego sorbió el té, respiró profundo y sonrió. Parecía que a
ella también el té le brindaba una sensación de placer. Al fin y al cabo,
los humanos y los conejos que viven en un campo de té no eran tan distintos.
ANTONIO esperó que oscureciera para volver a su hogar. Allí recogió unas
hojas de té que esta vez no comió. Las dejó secar. Días después, en un
pequeño cuenco oradado por el tiempo en las rocas del arroyo, puso
agua y la dejó calentarse al sol. Y allí vertió las hojas de té. Esperó unos
pocos minutos, como había visto hacer a la chinita, y luego, sigilosamente
se acercó a la fuente con su nariz. El aroma lo inundó y entonces supo
que esa bebida iba a ser su preferida para el resto de su vida. La probó
caliente. La probó fría. Le agregó ores. Le sumó hojas de otras plantas.
Así, cada día, se preparaba un delicioso té. En invierno, le daba el calor
que necesitaba para soportar las frías noches. En verano, se zambullía en
una fuente de té helado.
Porque así de simple puede ser la FELICIDAD a veces. Para los conejos.
Y también para los humanos.








Gracias a todos los que confiaron en este proyecto y pusieron manos a la obra para llevar a cabo nuestras ideas...

Cerámica e ilustraciones: Ale de Entre Amapolas
Origami: Vale de Papel Diamante
Blends de té: Silvia de Setai Catas

PH. by Vickyta

6 comentarios

  1. Todo es posible cuando se echa a rodar la imaginación....
    Besos, hermana!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Que lindo !!! ahora entiendo ...es que no habia tenido el tiempo que si me pude tomar hoy ,felicitaciones !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Flo por pasar! jajaja sé que tus tiempos son mas complicados que los mios aun!
      cuando quieras un tecito no tenes mas que pedir ;)

      Eliminar
  3. Me encantó la historia!
    Me siento completamente identificada con Antonio. Un día animarte, salir, descubrir tu pasión y que tu vida no vuelve a ser la misma.
    Felicidad!
    Abrazo fuerte Vicky

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mariana por pasar! a veces no existen las casualidades, hoy conozco tu blog y al mismo tiempo somos colaboradoras en el mismo numero de Revista jengibre :)
      sigamos creando y creyendo! besote

      Eliminar
  4. que linda que es la historia de Antonio!! cuando me tranquilice un poco de tanta cosa... me pongo a ver toda la línea!! Beso grande y felicitaciones!!

    ResponderEliminar

© Train De VieMaira Gall