7.5.16

112. te extraño





Sábado. Una semana sin vos viejo. Supongo que no habrá nada mas doloroso que vivir la enfermedad de alguien que uno quiere pero tampoco hay palabras para explicar la tristeza que te provoca compartir una cena con tu papá y al otro día salir corriendo, abrir la puerta y saber que no lo verás más. Así te fuiste y estoy segura que fue la manera más "simple", a tu estilo, sin enrosques, de irte. Sé que estás tranquilo, mirándonos desde arriba como hiciste siempre y que nos estás abrazando para que no lloremos. Pero esta vez no vas a poder con todo viejo, esta vez necesitamos llorarte para que poco a poco la tristeza se vaya y volvamos a ser este familion alegre que armaste. Porque si algo somos es eso, alegres, gritones,  unidos, libres, y mucho de eso eras vos.

Acá estamos viejo, tratando de entender que pasó, mamá es fuerte, pero nos necesita más que nunca porque quedó en carne viva, se quedó sin la persona con la que vivió mas de 45 años, con la que discutía mil veces por día pero al mismo tiempo el compañero con el que iban de un lado para el otro, siempre dispuestos, nietos, hijos, abuela, viajes, si hay algo que eran ustedes eran eso, los "siempre listos". Para todos. Y vos fuiste el que siempre estuvo. Desde el día que tu mamá quedó sola, fuiste el hijo que asumió el rol casi de  marido para ella y de padre de tu hermano menor. Fuiste el sostén de tu mamá hasta los 94 años, fuiste el consejero de tu hermano más chico, que paradójicamente se fue antes que vos, y que hace pocos días lo viste en una foto y lo lloraste. Hoy sin dudas se estan tomando una copita con el tío arriba. Fuiste un segundo papá para sus hijos también. Estuviste con tus amigos cuando te necesitaron, con tus primos, con nuestra abuela materna. Fuiste el gran Tato.

Te costaba decir lo que sentías, pero cuantas veces nos diste un beso con un lagrimon, armaste una familia con 5 hijos, distintos, libres, independientes, respetaste nuestras elecciones, de profesiones, de trabajos, de lugares donde elegimos vivir, de parejas. Nos llevaste al colegio todos los días y de vacaciones todos los años, con plata y sin ella, a un buen hotel o a uno no tanto. Lo importante era compartir. Cuantas veces discutiste con mamá, lo importante era estar juntos, siempre habría tiempo para terminar el interior de los placards, o para los apliques de luz, pero si había que elegir entre eso o viajar la prioridad era una siempre, compartir. Nuestra casa era la casa del pueblo, mesas enormes, sobremesas extensas. Todo el mundo era bienvenido, siempre se podía sumar un colchon, un plato o una silla. Y charlar, contar anécdotas, dar consejos...Y cantar y tocar la guitarra. Familia, amigos y los amigos de esos amigos, todos eran bienvenidos. Porque Tato era así y así pasó por este mundo, dejando una huella imborrable, dejando esta familia que se ama, sin envidias, sin egoísmos. Esta familia que hoy está triste, que necesita tiempo. Tiempo para acostumbrarse a no tenerte atrás mirando la parrilla mientras hacemos el asado, para meter un "bocado", tiempo para acostumbrarse a saber que no te podremos llamar para organizar el año nuevo todos juntos. Tiempo para acostumbrarse a que la casa le queda grande a mamá. Tiempo, tiempo...

Gracias viejo por todo! son palabras trilladas pero fuiste un grande y fuiste genio y figura hasta la sepultura. Aún me quedan sonando las palabras del chofer del cortejo en el cementerio: -cuanta gente vino, esto son como cuatro servicios normales; era un desfile de autos y gente, gente que te quería, gente que nos quiere. Eso es mucho. Eso es todo.

Viviste como quisiste. Tomate un whisky como te gustaba por nosotros y ayudanos a que pase rápido esta tristeza.
Te amo!


Foto: 31 de diciembre de 2014 en la finca en Mendoza festejando todos año nuevo.









4 comentarios

  1. Hay hermanita. .. cuantas verdades... que tristeza... es una sensación de desolación que nunca la había vivido antes. Te amamos viejo y danos fuerza para seguir

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lolita querida, FUERZA! es una tristeza demasiado grande, pero tambien es la vida, y él la vivió más que muchos de mas de 90 años, y nos dejó mucho, y le debemos lo que somos, todo pasa hermanita, entre todos vamos a pasar esto y volveremos a reir como lo hacíamos con él! te quiero!

      Eliminar
  2. Un abrazo grande Vicky!El golpe es duro cuando se van seres tan cercanos de esa manera... pero creo que si pudiesemos elegir, es la que elegiríamos todos no?! Otro abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Verooo! es asi, y lo sé...hoy es dificil pasar el momento y la tristeza de saber que no lo veremos, pero sabemos que él está entre nosotros y los recuerdos de todo lo que fue y nos dio nos llenan el alma
      Gracias por pasar ! besote enorme

      Eliminar

© Train De VieMaira Gall